ES HORA DE HACER DINERO! Te atreves?

Y como lo venimos haciendo, vamos a seguir profundizando, nuestra relación con el dinero y la riqueza… esa relación tabú que hace que muchos negocios nunca lleguen a prosperar y que nuestras creencias limitantes con respecto a la abundancia financiera no nos permitan conseguir nuestros sueños…

Si no has leído los últimos artículos donde hemos abordado seriamente el tema, te invito a que los leas porque hemos dado claves reveladoras que están poniendo patas arriba a nuestra mente racional y nos están claramente sacando de nuestra zona de confort, esa zona, donde vivir el éxito y la libertad financiera es algo al alcance de solo de unos pocos… pues recuerda que no!, que también está a tu alcance y que solo depende de ti conseguirlo…

Hemos hablado de temas tan reveladores como o Págate a ti primeroo cómo llegan los medios y las personas adecuados para ayudarte en el momento adecuado, cuando realmente estás decidido a ser rico, a superar tus limitaciones y a formarte adecuadamente para ello, porque por supuesto, como todas las cosas importantes en la vida, requiere tiempo, dedicación y cariño..

Bien, pues una vez superadas las limitaciones mentales y las creencias limitantes sobre el dinero y de tener claro que tu empresa es tu fuente principal de riqueza, prosperidad y abundancia, vamos a profundizar en el primer paso para conseguirla!

…para ello te empiezo haciendo esta pregunta: realmente ¿no esperarás que la estabilidad y la abundancia financiera te la dé tu pensión cuando te jubiles, verdad?

Es hora de ponerse manos a la obra si realmente aspiras a que tu situación financiera cambie, a que tu empresa crezca y si quieres empezar a construirte la vida que sueñas y mereces… preparado?

Pues vamos con la primera Ley del Oro del “el hombre más rico de Babilonia”, recuerda, ese libro escrito en 1926, cuyas enseñanzas se siguen pudiendo aplicar a las empresas y en nuestras vidas hoy en 2020, y que debería enseñarse en las Escuelas por ser un referente de educación financiera y rescato: el oro acude fácilmente y en cantidades siempre importantes al hombre que reserva no menos de una décima parte de sus ganancias para crear un bien en previsión del futuro suyo y de su familia.

Efectivamente, según esta Ley dice que el oro siempre acude libremente a quien reserva al menos un 10% de todo lo que recibe y se reafirma en que cuanto mas oro acumulas mas oro acabaras recibiendo rápidamente y en cantidades crecentes. Así, el oro que ahorras te proporcionara más y más oro…vamos, ingresos recurrentes!

Salgamos de la Babilonia de hace 6000 años y volvamos a nuestras vidas del siglo XXI y a nuestras empresas del 2020, porque la regla se aplica a todo, tanto si ganas 1000 como si ganas 100.000… la clave está en reservar al menos, ese 10% de todo lo que generas… 

y aquí ya escucho las primeras vocecitas, ya claro Mariló, si apenas llego a final de mes, si casi no puedo ni pagar mis gastos fijos, si en que me veo para pagar los salarios, los impuestos y los proveedores cada mes, si a duras penas llego a cubrir mis meses, ¿Cómo pretendes que piense en ahorrar y que piense en el futuro?… 

…que sí, que sí, que ya me lo sé, recuerda que todo lo que te cuento, ya lo he vivido yo y recuerda también que el sol que brilla ahora es el mismo que brillaba cuando nació tu padre y tu abuelo, y el mismo que brillará cuando muera el ultimo de tus nietos, así es que, si no piensas en tu futuro financiero, difícilmente podrás mejorar tu presente financiero… y cuantas personas, empresarios, dueños de negocio, autónomos, conocemos que tras trabajar toda la vida, sin permitirse vacaciones ni apenas tiempo libre, dedicando cada día a sacar a sus familias y empresas adelante, llegan a la jubilación con una pensión mísera que apenas les permite vivir con dignidad… yo, como tú seguro también, las tengo muy cerca y muy presentes y su experiencia nos debe servir al menos para ser conscientes de la realidad que vivimos y para tratar de planificar y mejorar nuestra vida…

Y piénsalo un momento, ¿no es cierto que pagas a tus proveedores, acreedores, empleados, al banco…pagas por la comida, por ocio y por tiempo libre y por supuesto por darte un capricho de vez en cuando?…pagas a todos, menos a ti… ¿qué pasaría si guardaras la décima parte de lo que ganas en un año?.. cuánto tendrías en 10 años?… 

…y si encima aprendes cómo invertir adecuadamente eso que vas acumulando para hacerlo crecer??!… porque si te quieres hacer rico, tus ahorros te deben rendir y estos rendimientos rendirte a su vez… este es el principio del camino para conseguir la marmita llena de oro, la abundancia que anhelas y mereces…

La próxima semana abordaremos cómo hacer crecer esos ahorros, hoy nos quedamos con la clave de este ciclo formativo para aprender a ser rico y abundante con nuestras empresas: conserva una parte de todo lo que ganes, no inferior al 10%. Y pase lo que pase, nunca la utilices para nada que no sea hacerla crecer adecuadamente…

Porque la riqueza, como el árbol, nace de una semilla. El primer mes que ahorres será la semilla que hará crecer el árbol de tu riqueza.


Etiquetas


También te puede interesar

ENAMORANDO A TU FINANCIADOR EN LA FASE TEMPRANA

LA AVENTURA DE LA INTERNACIONALIZACIÓN