¿JUGAMOS A LOS NEGOCIOS?

Hace unos días comiendo con un cliente y amigo, cuya empresa, que puso en marcha hace apenas 4 años y ya factura 20MM de Euros, me decía, “sabes Mariló, ya tengo mi “juguete”, mi empresa ya está en marcha, encaminada, tengo claro mi mercado, mi competencia, mi público objetivo, mis necesidades de inversión… y ahora qué?.. a quién invito ahora al juego? hacia dónde llevo mi “juguete”?

monopoly

Sin duda, me gustó el símil de “su juguete”… cómo de repente, esa simple e inocente palabra, convertía una empresa en plena expansión y en fase de una importante ronda, en algo mucho menos serio, más cercano y mundano, infantil incluso…

Y es que es fundamental eliminar presión de nuestras empresas y tratar de aflorar ese espíritu infantil, que nos permita vivir nuestro día a día con mucha más tranquilidad… una tranquilidad que, sin lugar a dudas, nos va a dar la perspectiva que necesitamos para marcarnos y enfocarnos en los objetivos correctos y establecer la estrategia y el plan de acción que nos permita alcanzarlos…

Por eso, hoy te propongo algo: ¿y si “jugamos” a los negocios?¿y si quitamos un poquito de presión a nuestra empresa? ¿qué pasa si dejamos de verla como algo súper serio que te desgasta y que te supera la mayoría de los días?… te atreves?

Y es que seguro que has jugado al Monopoly con tus hijos, tu familia, tus amigos y en el juego, aunque se vive cierta presión cuando realmente te metes en él, es cierto que al final, siempre acaba siendo un juego y te vas a la cama pensando simplemente cómo mejorar en la próxima partida…

Y es que los problemas de tu día a día, esos que tan cuesta arriba se hacen muchas veces en tu empresa, en tu negocio, son tan solo una partida más del juego…Y seguro que ahora puedes estar pensando, “venga ya Marilo!, ¿cómo me voy a poner de jueguecitos ahora?… llega final de mes y tengo que pagar facturas, empleados, impuestos y este cliente no me abona lo que me debe y el banco me lleva dando largas para la renovación de la póliza de crédito desde diciembre?…y tú, quieres que me ponga a jugar?…”

Querido amigo, emprendedor, empresario, créeme cuando te digo que yo también he pasado por ahí, por la presión de los pagos de fin de mes, por la presión de no conseguir cerrar ventas y no saber si va a llegar un euro a casa este mes… pero solo cuando comprendí, que una vez que ya has hecho todo lo posible, ya no se puede hacer nada más y lo más importante (y esto te puede resultar extraño), que solo cuando estás en tu centro y consigues estar en equilibrio físico, mental y emocional, las cosas comienzan a funcionar y a ponerse de manera natural en su lugar… los ingresos llegan a tiempo, los clientes adecuados valoran tu propuesta de servicios, tus finanzas personales crecen y tu vida mejora… no es magia y no me creas, solo compruébalo!

…Y es que aprender el juego de los negocios puede ser duro, pero si al acabar el día hacemos balance de la partida y vemos en qué mejorar para la siguiente partida, ¿no me digas que no resuelta mucho más gratificante y que el juego acabara sin duda, mejorando para ti?

Y el Monopoly nos da muchas claves para aplicar en nuestro mundo real, en nuestros negocios, la verdad es que es una estupenda escuela para emprendedores… aprendamos de él, vamos a divertirnos un poco, juguemos a los negocios.

..un juegodonde el banco siempre manda, donde los préstamos se consiguen en condiciones difícilescreo recordar que en el juego necesitas hipotecar tus propiedades a un tipo de interés del 10% para lograr crédito… En la vida real, pues igual,  los requisitos para obtener financiación son complicados, y las entidades siempre va a tratar también de que avales y te van a exigir importantes garantías.

En el juego también, como en la vida, la competencia es feroz… Cada euro que gana tu empresa es un euro que deja de ganar tu contrincante… Y también, como en cualquier negocio, hay un espacio para el azar: Estar en el momento justo y en el lugar adecuado puede ser tan importante como sacar el 3 y evitar caer en la calle más cara del tablero. 

Y ojo con correr demasiado, porque si sacas tres seis consecutivos puedes acabar en la cárcel y es que, en nuestras empresas, muchas veces, la velocidad, precipitarse demasiado, puede hundir un negocio…

Y desde luego, con el dinero de la salida, que creo que equivale a una nómina, nunca te harás ricoHay que arriesgarse y salir de la zona de confort para ganar dinero… Y por supuesto, Si le debes a la banca o a un jugador más dinero del que podrías obtener por tus propiedades, se acaba el juego… En tu negocio, podría ser la quiebra…

Como ves, todo está inventado, nada es nuevo y un juego de mesa puede ser un estupendo aliado si lo convertimos en el espejo de nuestra empresa…

Por eso, Juega. Diviértete con en tu negocio!, disfruta cada momento, aprende de todo, rebaja presión de tus hombros y busca ayuda cuando la presión empiece a pesar … Porque en los negocios, al igual que en la Vida, es difícil derrotar a una persona que nunca se rinde.., y si te diviertes, la rendición no es posible.


Etiquetas


También te puede interesar

ENAMORANDO A TU FINANCIADOR EN LA FASE TEMPRANA

LA AVENTURA DE LA INTERNACIONALIZACIÓN